Visita: Obesidad en Mexico

Obesidad en Estados Unidos

CDC Video Player. Flash Player 9 is required.
CDC Video Player.
Flash Player 9 is required.

jueves, marzo 24, 2011

Sobrepeso y obesidad reducen 10 años de vida: Ssa

Sobrepeso y obesidad reducen 10 años de vida: Ssa

  • La Jornada
  • 24-Marzo-2011
  • El índice de exceso de peso corporal actualmente está presente en 70 por ciento de los adultos y 30 por ciento de los niños.

    • Foto: Archivo Vanguardia

    Ciudad de México. Los resultados de la Estrategia Nacional para el Control del Sobrepeso y la Obesidad no se reflejarán todavía en la Encuesta Nacional de Salud que se realizará este año. Si acaso, se observará una disminución en la velocidad con que este problema creció en los pasados 30 años, reconoció el titular de la Secretaría de Salud (Ssa), José Ángel Córdova.

    Sin embargo, dijo que en los próximos seis años se empezarán a ver indicadores contundentes de que la población mexicana ha reducido el índice de exceso de peso corporal, que actualmente está presente en 70 por ciento de los adultos y 30 por ciento de los niños.

    En conferencia de prensa para dar a conocer la campaña Comer bien es tu mejor selección: mídete, cuida tu peso, que realizarán la Ssa y la Federación Mexicana de Futbol (FMF), Córdova advirtió sobre la importancia de hacer conciencia respecto a este problema, que puede ser la causa de una disminución de 10 años en la esperanza de vida. Podríamos empezar a tener o ser testigos de la primera generación que en lugar tener mayor esperanza de vida, tenga una reducción por muertes precoces, secundarias a enfermedades cardiovasculares, infarto agudo al miocardio o cáncer, apuntó.

    Regulación de la publicidad

    Las personas también están en riesgo de pasar alrededor de 14 años con una calidad de vida deteriorada a consecuencia de los daños y discapacidades provocadas por éstos y otros males, dijo.

    También comentó sobre una nueva evaluación del Código de Autorregulación de la Publicidad dirigida a la Población Infantil, según la cual, en 2010, entre 85 y 87 por ciento de las empresas que firmaron el convenio lo respetaron. De cualquier manera –indicó–, continúa el proceso de revisión del reglamento sanitario en materia de publicidad.

    En relación con la campaña que se realizará durante abril, se explicó que consistirá en la instalación de módulos donde las personas podrán conocer su peso corporal y las medidas que deben tomar para el cuidado de su salud.

    Justino Compeán, presidente de la FMF, explicó que los partidos que se realicen durante abril –de las jornadas dos a la 16 de la primera división– se jugarán con un balón especial, similar al que se utiliza en octubre, como parte de la campaña para la prevención del cáncer de mama. Se trata, explicó, de concientizar a las familias, particularmente a niños y jóvenes, de que deben cuidar su peso; se tienen que medir.

--
AHANAOA A. C.
Miguel Leopoldo Alvarado
Fundador y Presidente
http://www.nutriologia-ortomolecular.info

martes, marzo 22, 2011

Obesidad, problema que va ganando terreno (El Occidental)

22 de marzo de 2011

Isaura López Villalobos

(Primera de dos partes)

La comida chatarra le gana la batalla al sector salud; la obesidad y el sobrepeso traen consigo enfermedades irreversibles e incapacitantes: diabetes, hipertensión e infartos desencadenan otros padecimientos y un desenlace fatal.

El Seguro Popular paga al día entre 40 y 50 pesos por una consulta para el control de la diabetes, cuando se complica y requiere de hospitalización, como el coma diabético, la cantidad se eleva a mil 650 pesos, mientras que una persona gasta en menos de 12 horas más de 120 pesos comprando refrescos, galletas y papitas.

Sin embargo, al final del año, quién invierte más es la población que consume los diferentes productos llamados chatarra; tan sólo en una persona la cifra se eleva a 44 mil 430 pesos, de ahí que los diversos especialistas entrevistados se pronuncia porque haya más campañas informativas nutricionales y hablar de los efectos colaterales que traen este tipo de productos.

En México, la lucha por ganarle la batalla a los productos considerados de bajo nivel nutricional, es un reto a fin de frenar las complicaciones. En primera instancia la obesidad, seguida la resistencia a la insulina para terminar en diabetes mellitas, primera causa de muerte en el país.

Actualmente, hay en el país 6.5 millones de personas con diabetes, pero se estima que la cifra para el año 2025 incrementará al doble y consigo los costos para atender el problema de salud pública.

La población mexicana vive en un país bombardeado de alimentos que, poco a poco, van acabando con la salud de la población, aunado el estrés y sedentarismo. La mortalidad aumenta en las personas que cruzan el umbral de sobrepeso.

La expectativa de vida de una persona obesa es de ocho a 10 años, sin embargo, cuando se presentan complicaciones disminuye a tres o cinco años. Datos de la Secretaría de Salud muestran que el riesgo de morir incrementa aproximadamente un 30% por cada 15 kilogramos de peso adicional.

Alejandro Orozco Acevedo tiene 28 años de edad, es originario de Michoacán, él presenta obesidad mórbida, cuando llegó al servicio de endocrinología del Antiguo Hospital Civil de Guadalajara Fray Antonio Alcalde, pesaba 215 kilos, en las últimas semanas disminuyó nueve kilos.

Entre las complicaciones que presenta, platica: "la sangre no me circula bien, los pies se hinchan y me sale sangre de las piernas".

El problema de obesidad en Alejandro comenzó hace 11 años de edad, su principal alimento eran las papas (preparadas en aceite), churritos, hamburguesas, gansitos, galletas, entre otros e incluso, dice que al día llegaba a consumir más de seis refrescos.

Conforme fue pasando el tiempo, se quedó sólo, sin amigos, algunos se casaron y otros se fueron del pueblo. Angustiado por no tener novia o amigos "sinceros", caía en depresión y también porque la gente se burlaba por su complexión corporal.

"Los amigos se casaron, yo tuve mucha presión, depresión; ya no salía de casa porque la misma gente y vecinos se burlaba, cuando caminaba por el centro se codeaban, mi amá se enojaba, pero le decía que no hiciera caso".

Las noches para Alejandro llegaron a ser difíciles, tenía que dormir en una silla ante el volumen de su cuerpo: "Duermo en una silla, a veces en la cama es incomodo" -¿Qué tipo de silla? "En una silla normal, pero no descansaba todo el tiempo era dolor de cabeza, agitado y caminaba de un lugar a otro".

Durante la entrevista, Alejandro se mostraba inquieto, parecía que no hallaba su lugar, sus piernas estaban vendadas ya que de las venas, por su mismo peso, le brota sangre.

Él fue trasladado del hospital de Zamora, Michoacán, al Hospital Civil, porque los médicos le dijeron que ya no podían hacer nada: "Cuando llegué aquí traía mareos, dolor en el pecho y espalda, eso es lo que recuerdo".

Investigaciones señalan que, de eliminarse los factores de riesgo, principal causa de la enfermedad crónica degenerativa, en por lo menos un 80%, podrían prevenirse los casos del corazón, accidente vascular cerebral y diabetes mellitus; y más del 40% de los diferentes tipos de cánceres.

Costos

La obesidad y el sobrepeso son los principales problemas de salud que conllevan a la aparición de estos padecimientos, teniendo un costo directo para el país a nivel federal de más de 65 mil millones de pesos anuales.

La directora del Instituto de Enfermedades Crónico Degenerativas del Centro Universitario de Ciencias de la Salud de la Universidad de Guadalajara, Blanca Esthela Bastidas, mencionó que el costo global en salud en el año 2010 fue de 89 mil millones de pesos, la mayor parte fue para atender la diabetes, hipertensión y problemas del corazón.

"El mayor porcentaje del presupuesto se destinó al pago de complicaciones de las enfermedades crónicas y los costos directos debidos a la incapacidad prematura de los pacientes con diabetes y a la mortalidad".

El costo anual de la hipertensión arterial oscila en ocho mil pesos: "es una gran cantidad de dinero que se va a atender a estos pacientes", un gran segmento de la población en edad productiva está dentro del grupo de los padecimientos considerados como la gran epidemia: 17 millones de personas con hipertensión, 14 millones con dislipidemias, seis millones y medio con diabetes y 35 millones de adultos con sobre peso y obesidad.

"En el país, ha tenido una evolución muy importante la diabetes; si revisamos las estadísticas de la Secretaría de Salud se observa (...) que, en los últimos cinco años, la diabetes se ha ubicado en primer lugar y las otras causas de mortalidad, como las enfermedades del corazón o cerebro-vascular, podemos ver que también tienen una base en la diabetes".

Por lo que consideró la urgencia de combatir la obesidad por diversos medios, el principal sería la educación, para que la población en general tome conciencia que, para tener una buena calidad de vida: "Tenemos que tener estilos de vida saludables".

La especialista advierte que los costos de atención se irán incrementando de no tomarse las medidas de forma inmediata; en 15 años más, en México habrá 11. 7 millones de personas con diabetes cuando hoy hay 6.5 millones.

"No va a haber ningún presupuesto de salud que pueda cubrir los costos derivados de esta patología".

Actualmente, una persona que gana el salario mínimo, pese a que tiene seguro popular, no le alcanza para cubrir el tratamiento y los medicamentos; los sistemas de salud en estos padecimientos tienen una gran carga de trabajo.

El titular de salud en Jalisco, Alfonso Petersen Farah, mencionó que del presupuesto total que ejerce la Secretaría de Salud para este año el cual oscila en siete mil 500 millones de pesos para este año, el 85% está enfocado para atender las enfermedades crónico degenerativas

La gran mayoría de los pacientes que atienden el hospital civil están relacionados con estos padecimientos: hipertensos, diabéticos, enfermedad articular degenerativa; por ello que la mitad de los recursos de la Dirección General del Organismos Público Descentralizado están enfocados a estos padecimientos.

Seguro Popular

Elda Quintero Tinajero del Régimen Estatal de Salud en el área de Gastos Catastróficos en la entidad, precisó que las enfermedades crónico degenerativas, son enfermedades incapacitantes entre ellas: diabetes, hipertensión, la obesidad y la dislipidemia.

Aseguró que las personas afectadas reciben un control oportuno, desde diagnóstico, tratamiento y rehabilitación. Comentó que las atenciones de estas patologías se pagan mediante un tabulador; por ejemplo, para la consulta de especialidad se paga 50 pesos, dependiendo del tipo de intervención que requiera el paciente: "Ellos no pagan nada, su póliza es el pase a recibir la atención medica".

Mientras que por cáncer se paga al hospital desde 80 mil pesos hasta más de 300 mil, dependiendo el tipo de tumor. Especificó que, por una persona con diabetes descompensada, el cual requiere hospitalización, se paga por día el uso de medicamentos diferentes los días de estancia hospitalaria.

Amputaciones por la Diabetes

En Jalisco, al año se detectan 30 mil casos de diabetes, lamentablemente los controles son pobres ante la falta de reconocer la enfermedad, apenas un 25% de las personas están controlados y siguen un tratamiento.

Alberto Ocampo Echeverría, coordinador estatal de los Programas de Diabetes e Hipertensión Arterial, afirma que el problema de diabetes, obesidad e hipertensión arterial es un problema de salud pública "muy importante en el estado", día con día se ve afectada más gente ante los hábitos de alimentación y la nula actividad física.

"Una de las complicaciones principales, en una persona que ya tiene la enfermedad, es que, lamentablemente, no llega a tener controles adecuados de la glucosa y esto va conllevando que la persona vaya teniendo complicaciones que van afectando la calidad de vida, como perdiendo la vista (retinopatía), problemas de riñón; son pacientes que terminan con diálisis, algún transplante renal y amputaciones no traumáticas (pie diabético)". Al año se realizan 82 mil amputaciones en el país.

Explicó que la neuropatía se presenta en las personas porque no llevan un control adecuado en sus niveles de glucosa, éste va afectando las terminaciones nerviosas y va ocasionando alteraciones en la sensibilidad, esto condiciona a que las personas más fácilmente se vean afectadas por un proceso infeccioso o por alguna alteración vascular ante la poca circulación; esto favorece que se presenten alteraciones.

"Normalmente empieza una infección en un dedo, después va avanzando si es que no se logra cortar a tiempo".

De manera inicial se amputa los dedos, después el pie, en ocasiones hasta la rodilla, las repercusiones en el paciente es de tipo psicológica por el desprendimiento de una extremidad del cuerpo, otra es la condición laboral y el impacto social.

La Secretaría de Salud gasta al año por las complicaciones de un paciente diabético desde seis mil 500 pesos a siete mil pesos; incluye atención medica, medicamentos: "Cuando hay complicaciones, requiere hospitalización en caso de un problema de visión, y si requiere cirugía o amputación los costos se incrementan de forma importante".

Complicaciones de la obesidad

El jefe del Servicio de Endocrinología del Antiguo Hospital Civil de Guadalajara, Fray Antonio Alcalde, Héctor Alfredo Gómez Vidrio, muestra su preocupación ante la incidencia de los casos, a pesar de los esfuerzos que se han hecho por parte de las autoridades sanitarias y personal médico continúan aumentando las enfermedades crónico degenerativas, las cuales conllevan a una destrucción progresiva de los tejidos de los órganos.

La obesidad y la diabetes están íntimamente relacionadas y pueden ser una consecuencia de la otra; son enfermedades "definitivamente no curables, pero si controlables"; en cuanto a la hipertensión arterial, intervienen muchos factores: obesidad, diabetes, problemas renales, cardiacos y el estrés.

Explica que el problema surge cuando la persona no continúa con su tratamiento de manera oportuna, algunas de las complicaciones que pueden presentar, e incluso ser mortales, son los infartos cardiacos, la propia hipertensión arterial, accidentes vasculares y cerebrales como la embolia cerebral, la falla en el funcionamiento del el corazón, es decir, la insuficiencia cardiaca, y algunos tipo de cánceres.

De acuerdo a la experiencia del médico, señala que las mujeres obesas están más predispuesta a desarrollar cáncer mamario, de ovario y matriz; en el hombre de estómago, intestino grueso y próstata, ambos pueden desarrollar tumor en la vesícula biliar, luego cirrosis hepática a través del hígado graso, "se va depositando exceso de grasa a nivel del hígado y esto, posteriormente, lleva a la cirrosis".

Entre otras complicaciones, están las de tipo esquelético, sobre todo a nivel de columna vertebral y articulaciones en las rodillas por estar soportando exceso de peso, problemas de várices, los diferentes tipos de hernias.

Además de cuadros depresivos, sobre todo en la mujer joven al sentirse observada, criticada y rechazada por la sociedad por estar gorda: "Ella está enferma de obesidad y debe controlar y mantener controlada la enfermedad para evitar tener todas estas complicaciones".

La diabetes es una enfermedad "no curable sólo controlable" y la nefropatía diabética, es decir, la lesión renal: "El exceso de azúcar en sangre se transforma en una sustancia llamada ensorbitol, ésta lesiona la unidad funcional del riñón".

Mientras que la neuropatía origina problemas del corazón, a nivel intestinal y de la vejiga ordinaria. Los enfermos diabéticos tienen diarreas, a veces por la infección que desarrollan vejiga neurogénica ósea, el pacientes tiene problemas para orinar y hay problemas cardiacos.

Cuando se trata de trastorno vascular, provocan lesiones a nivel de los pies y luego esto favorece el desarrollo de las úlceras; explicó que, como el enfermo diabético pierde la sensibilidad, posteriormente puede desarrollar gangrena o el llamado pie diabético: "Lo que nos obliga a realizar amputaciones de dedos de pies, hasta de piernas".

Para el endocrinólogo, estos padecimientos son las epidemias de salud que lamentablemente están matando a la población mexicana: "Estamos en un estado de desesperación de qué hacer porque, a pesar de todos los esfuerzos, estas enfermedades siguen adelante".

El joven Alejandro Orozco hoy se levantó de la cama, aunque su estado de salud es reservado de no continuar con el tratamiento indicado y seguir consumiendo comida llamada chatarra, su condición física recaerá aún más.

La obesidad y el sobrepeso no es un problema estético social, sino de salud, la palabra clave es cambiar el sistema de vida: "No es fácil pero hay que lograrlo".

--
AHANAOA A. C.
Miguel Leopoldo Alvarado
Fundador y Presidente
http://www.nutriologia-ortomolecular.info

lunes, marzo 14, 2011

Rendición del Estado frente a los intereses de las grandes corporaciones de la comida chatarra, según Alejandro Calvillo,

Por e-consulta
Lunes, 14 de Marzo de 2011 |

El sobrepeso y la obesidad infantil sigue creciendo en México ante la rendición del Estado frente a los intereses de las grandes corporaciones de la comida chatarra, según Alejandro Calvillo, director de la asociación civil El Poder del Consumidor.

Asimismo, consideró que el intento de regulación de la venta de alimento y bebidas al interior de las escuelas que buscaba que éstos fueran saludables para promover buenos hábitos alimentarios entre los menores, ha sido contraproducente, por las siguientes razones:

No sólo quedó la comida chatarra al interior de los planteles escolares sino que se le entrego este mercado a las corporaciones, donde los menores se encuentran cautivos, para que los conviertan en consumidores de alimentos y bebidas con edulcorantes no calóricos, a pesar de la crítica de los expertos a esta medida.

Las corporaciones de la comida chatarra han utilizado la autorización que han obtenido para la venta de sus productos para su propia publicidad comunicando a los consumidores que sus productos cuentan con el visto bueno de la secretaría de Educación Pública para su venta a los menores. Esto a pesar que son productos no recomendables.

En comunicado oficial, criticó las presiones débiles de la Secretaría de Salud para que se estableciera una regulación de la publicidad de comida chatarra dirigida a la infancia fue evadida por las corporaciones al presentar un código de autorregulación de la publicidad de alimentos y bebidas dirigida a la infancia. La autorregulación corporativa ha sido un fracaso, como se preveía, y la Secretaría de Salud se ha negado a enfrentar a las corporaciones y a atender las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud que llama a los gobiernos a ejercer su responsabilidad de proteger a los menores de este tipo de publicidad que daña sus hábitos alimentarios.

La cantidad de anuncios de comida chatarra en las barras infantiles de la televisión abierta mexicana son los más altos en el mundo, por encima de los Estados Unidos.

La publicidad de comida chatarra dirigida a la infancia en México está invadiendo diversos espacios de manera intensa, en especial, a través de internet, sin que la autoridad la regule.

"El ambiente obesigénico infantil que ha llevado a nuestra infancia a ocupar el primer lugar mundial en sobrepeso y obesidad está constituido por muy diversos factores. Sin embargo, se reconoce internacionalmente que dos factores son determinantes en la conformación de este ambiente obesigénico: el tipo de alimentos que se ofrecen al interior de los planteles escolares y la publicidad de alimentos y bebidas dirigida a la infancia. En ambos casos, el poder ejecutivo y el poder legislativo, han violado, por omisión, el derecho de la infancia de nuestro país a la salud, al permitir la continuidad de un ambiente que los daña y que compromete la viabilidad del país".

--
AHANAOA A. C.
Miguel Leopoldo Alvarado
Fundador y Presidente
http://www.nutriologia-ortomolecular.info

jueves, marzo 10, 2011

Proponen en CIAD estrategias de combate al sobrepeso y obesidad

Proponen en CIAD estrategias de combate al sobrepeso y obesidad

Sonora tiene un índice de obesidad  de más de 30% en niños en edad escolar, por lo que es necesario que se unan las autoridades de Salud, Educación, académicos  y sector empresarial para contrarrestar esta tendencia, señaló la Dra. María Isabel Ortega Vélez, Coordinadora de Nutrición del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), al dar inicio al cuarto día de actividades del 29 aniversario.

Como parte de este esfuerzo, esta coordinación organizó actividades de "Nutrición y Salud". En la primera actividad programada se abordaron "Estrategias de combate al sobrepeso y obesidad" y los "Beneficios de una alimentación saludable", como parte de la Conferencia Magistral "Alimentación saludable" que ofreció la Dra. Pilar Milke García.

Miembro del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición "Salvador Zubirán", de México, Distrito Federal,  la Dra.     Milke García, ante un auditorio abarrotado de académicos,  estudiantes y público interesado en temas de nutrición,  detalló las características de una dieta recomendable que sea: suficiente, equilibrada, completa, variada, inocua y adecuada.

Sobre los beneficios de una alimentación saludable, explicó que éstos son múltiples: biológicos porque previenen enfermedades, psicológicos al permitir una mejor convivencia y económicos por provocar  menos infecciones.

Al tocar el  tema "Estrategias de combate al sobrepeso y obesidad", invitó a los asistentes a hacer cambios en el estilo de vida: modificar los hábitos en la alimentación, realizar actividad física, evaluar los alimentos antes de ingerirlos, reducir el tamaño de las porciones y evitar consumir los productos que se exponen por todas partes en puestos pequeños o  maquinitas.

La Dra. Pilar Milke enfocó parte  de su participación en que las estadísticas en México apuntan a una prevalencia de la obesidad en los infantes, por ello dijo, hay que trabajar en los hábitos alimenticios desde que los menores asisten a preescolar y desde su casa fomentarles una sana alimentación.

Al terminar propuso la necesidad de ofrecer a la población guías de alimentación con consejos cortos y sencillos, recuperar la alimentación casera y hacer una lección de alimentos más razonable.

Posteriormente se llevó a cabo la Mesa Redonda "Alimentación Saludable en las escuelas", con la participación de personalidades del Congreso del Estado, Secretaría de Educación y Cultura (SEC), Secretaría de Salud, la Asociación de Padres de Familia del Estado de Sonora y la empresa Col Pac.

En su participación la Diputada  Alejandra López Noriega, representante de la Comisión de Educación y Cultura del Congreso del Estado de Sonora, expuso sobre el trabajo que realizó para la aprobación de la "Ley Antichatarra" y su correcta aplicación en las escuelas.

Las  licenciadas  en Nutrición Elizabeth Casal Valencia y Angélica Miranda Huerta, la primera de la SEC y la segunda de la Secretaría de Salud, hablaron de los programas que implementa cada una de las dependencias para prevenir y combatir el sobrepeso y la obesidad.

En tanto el Sr. Noé Delgado Molina, presidente de la Asociación de Padres de Familia del Estado de Sonora, manifestó el apoyo al trabajo preventivo que se ha venido haciendo en las escuelas pero que es necesario reforzar en los hogares,  mientras que el M.C. Ramón Adolfo Ruiz, representante de la empresa Col Pac, comentó la preocupación de esa industria por ofrecer productos sanos.


--
AHANAOA A. C.
Miguel Leopoldo Alvarado
Fundador y Presidente
http://www.nutriologia-ortomolecular.info

Más revelaciones sobre relación entre obesidad y diabetes (Vanguardia.com.mx)

Más revelaciones sobre relación entre obesidad y diabetes (Vanguardia.com.mx)
10-Marzo-2011 
Un estudio demostró que la sangre de los pacientes obesos grado uno tiene la capacidad de oxidar la insulina recombinante humana

México.- Una investigación mexicana de la Escuela Superior de Medicina del Instituto Politécnico Nacional demostró que la sangre de los pacientes obesos grado uno tiene la capacidad de oxidar la insulina recombinante humana.

¿Por qué ocurre esta situación y cómo afecta a las personas?, a estas preguntas le busca dar respuesta la investigación politécnica. La doctora Ivonne María Olivares Corichi comentó que la posible causa de que la insulina disminuya su función es la formación de un polímero, que son varias insulinas unidas entre sí.

En la actualidad, Olivares Corichi, junto con el doctor José Rubén García Sánchez y las maestras en ciencias María de Jesús Rincón Víquez y Liliana Gutiérrez López, consiguieron producir un anticuerpo policlonal que puede reconocer a la insulina polimerizada.

"Con dicha herramienta podremos determinar la concentración real de insulina polimerizada que circula en los pacientes; sin embargo, este es el inicio para proponer a la insulina oxidada como un biomarcador de resistencia a la misma hormona", dijo la responsable de la investigación.

Como parte de este trabajo, los investigadores politécnicos plantearon que cuando la insulina oxidada es inyectada en ratones para ver su efecto hipoglucemiante, éste se ve disminuido. Con ello pudieron darse cuenta que la causa es la formación de un polímero conformado por varias insulinas que se unen entre sí.

La investigación de la Escuela Superior de Medicina del IPN, a partir de los primeros resultados obtenidos, pretende diseñar una prueba por medio de la cual se pueda detectar a la hormona polimerizada que circula en la sangre de las personas, además determinar en qué cantidad lo hace.

De cumplirse lo anterior, esto serviría como un indicador, diagnóstico y monitoreo de resistencia a la insulina en los pacientes obesos.

Y será en este tipo de personas porque fueron quienes participaron en el estudio que realizó el IPN. Sólo fueron personas obesas grado uno, que no tienen hipertensión, ni perfil lípido alterado o síndrome metabólico como lo pudieran padecer los pacientes obesos grado 2, 3 y 4.

De esta manera --dijo la investigadora-- se podrá contar con una herramienta más para el tratamiento de pacientes con la finalidad de evitar las complicaciones de la obesidad, como sería el caso de la diabetes.

"Es decir, que si en los obesos ya empieza a disminuir la función de la hormona por la formación de polímeros de insulina, es muy probable que en el paciente con diabetes la concentración de insulina sea mayor, y por lo tanto, menos funcional", indicó la especialista del IPN.

La investigación se enfocó a la insulina, pero cualquier proteína que circule en el organismo de una persona con obesidad puede ser susceptible a oxidación. Sin embargo, hay muchas enfermedades a las que se les ha relacionado con el estrés oxidativo que modifica a los lípidos y proteínas entre otras moléculas, lo que provoca que pierdan su estructura y función original.

Olivares Corichi concluyó que con los resultados que se obtengan "podríamos diseñar algún tratamiento antioxidante para evitar que la insulina recién generada se vaya sintetizando y no se oxide, ya que es imposible revertir el daño de la insulina polimerizada".


--
AHANAOA A. C.
Miguel Leopoldo Alvarado
Fundador y Presidente
http://www.nutriologia-ortomolecular.info

martes, marzo 08, 2011

Cuidado con el consumo de azúcar (impre.com)

Cuidado con el consumo de azúcar (impre.com)

Su ingestión supone muchas calorías que los adolescentes en EE.UU. consumen cada día

Patricia Prieto/laopinion | 2011-03-07 | La Opinión       

Los Ángeles — ¿Hace daño o no el consumo de azúcar? Muchas personas no diabéticas se hacen hoy esta pregunta ante un reciente estudio que reveló que la ingestión de azúcar es uno de los factores de la epidemia de obesidad que afecta a los niños y adultos de este país.

El National Health and Nutrition Examination Survey (Encuesta nacional de examen de salud y nutrición o NHNES), conducido a principios de este año por investigadores de la Universidad de Emory en Atlanta, encontró en un muestreo de 2,157 jóvenes que la juventud actual ingiere a diario un promedio de 119 gramos de azúcar (476 calorías).

La cantidad alarmó por representar el 21.4% del total de calorías que los adolescentes consumen al día.

Sin embargo, la cifra no sorprendió a Gustavo Ortega, experto en nutrición registrado del centro médico Kaiser Permanente de Los Ángeles, ya que simplemente vino a confirmar lo que varios estudios han dicho en años pasados —como el efectuado en 2009 por la Universidad de Vermont (Burlington) por comisión de la Asociación Americana del Corazón (AHA)— que la obesidad y el sobrepeso que afecta a los estadounidenses no proviene solo de las grasas saturadas y las harinas, sino también de la ingestión excesiva de azúcares procesados o agregados.

Más de un tercio de los niños y dos tercios de los adultos de esta nación tienen sobrepeso o están obesos. Las poblaciones más afectadas son la afroamericana y la latina.

"El azúcar es un carbohidrato que el cuerpo necesita para funcionar y tener energía", explica Ortega. "Pero el problema que estamos viendo es que hoy los niños, adolescentes y adultos están consumiendo grandes cantidades de azúcares agregadas (o simples) debido a que la industria de alimentos y bebidas está añadiendo una cantidad exagerada de endulzantes o jarabes para darle sabor a sus productos, y esto se resume en un exceso de calorías vacías (sin vitaminas ni minerales) que la gente está ingiriendo a diario". 

De acuerdo con los resultados de la investigación, liderada por la enfermera y nutricionista Jean Welsh, la situación es grave debido a que las calorías vacías están ocupando el lugar de los alimentos saludables e incrementando a corto y mediano plazo el problema de la obesidad y la diabetes. También indicó que a largo plazo pueden contribuir al aumento de las enfermedades cardiovasculares porque se comprobó que el consumo de azúcares procesadas eleva los índices del colesterol malo (LDL) y baja los del colesterol bueno (HDL).

Se estima que la población adulta de esta nación consume a diario 22 cucharaditas de azúcar agregada y la adolescente 33. Esto equivale a una ingesta adicional de 355 calorías proporcionadas por dos latas de gaseosa y una barra de chocolate.

Los datos preocupan porque no incluye las calorías del azúcar natural saludable procedente de productos lácteos y de frutas y vegetales.

Las sodas y las bebidas azucaradas son la fuente principal del azúcar agregado en la dieta moderna, señala el estudio publicado a mediados de enero en la revista médica en línea Circulation, de la Asociación Americana del Corazón (AHA). En segundo lugar están los dulces, postres, pasteles y galletas.

Para evitar los efectos negativos del consumo de azúcar agregado, la AHA recomienda que la mujer adulta o joven consuma a diario no más de seis cucharaditas (100 calorías) de azúcar agregada y el hombre adulto o joven no más de nueve (150 calorías).

Resulta particularmente difícil para los niños y adolescentes mantenerse dentro de estas limitaciones porque, por ejemplo, un yogur de ocho onzas endulzado con el sabor de alguna fruta posee cerca de seis cucharaditas de azúcar añadida; una vaso de ocho onzas de leche baja en calorías y endulzada con jarabe de chocolate tiene cuatro cucharaditas de azúcar agregada y una taza de cereal integral glaseado posee tres cucharaditas de azúcares vacías.  

Por eso, Ortega recomienda a los padres que acostumbren a sus hijos a consumir agua en vez de sodas. También les aconseja que aprendan a leer las etiquetas de los cereales y otros alimentos que han sido elaboradas con azúcares agregadas.

Para saber si un producto tiene o no estas clases de azúcares o endulzadores hay que identificar en las etiquetas las palabras sugar (azúcar), corn sugar (jarabe de maíz), fructosa, dextrose (dextrosa), molasse (melaza) o evaporated cane juice (jugo de caña evaporada).

"Un producto saludable no debe tener más de ocho gramos por porción de cualquier tipo de azúcar procesada", dice el especialista en nutrición y sostiene que una ingestión moderada y balanceada de frutas y vegetales proporciona el nivel de azúcar que el cuerpo necesita para tener energía.

Para no aportarle al cuerpo las calorías de azúcares agregadas, que son las que engordan y hacen daño, Ortega dice que hay que seguir la guía de nutrición que el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) recomienda. Ésta indica que hay que ingerir diariamente dos o tres porciones de productos lácteos (como leche, queso o yogur), así como dos o tres porciones de fruta fresca o enlatada en su jugo.

La fruta no debe ser más grande que el tamaño de la mano empuñada. "Y si se trata de fruta mixta picada, estamos hablando de media taza por cada porción", aclara Ortega.

En cuanto a las frutas secas, como las pasas de uva o ciruela, la cantidad indicada por porción es de una cucharada y de media taza para la fruta enlatada y aderezadas en su zumo. Y una porción de jugo de fruta natural no debe ser mayor a un vaso de cuatro onzas. 

Para mantener un peso regular, la mayoría de las mujeres necesitan al día alrededor de 1,800 calorías y los hombres 2,200. 
--
AHANAOA A. C.
Miguel Leopoldo Alvarado
Fundador y Presidente
http://www.nutriologia-ortomolecular.info

domingo, marzo 06, 2011

Propuesta de un nuevo método para medir el índice de obesidad

Propuesta de un nuevo método para medir el índice de obesidad

Investigadores de EE.UU. han desarrollado un nuevo índice de la adiposidad sin tener que conocer el peso de una persona y dicen que es una medida más precisa de la grasa corporal que el índice de masa corporal (IMC),  utilizado tradicionalmente, el cual se calcula dividiendo el peso por la altura.

Los investigadores reconocen las limitaciones del IMC en que no puede diferenciar entre las personas realmente con sobrepeso o con un cuerpo atlético o individuos con gran masa muscular. La nueva fórmula incluye la circunferencia de la cintura y la estatura y así elimina la necesidad de tener que conocer el peso de la persona a evaluar.

El índice de Adiposidad Corporal (BAI) sólo se puede utilizar con el sistema métrico, por lo que la circunferencia de la cadera se debe medir en centímetros y la altura en metros. La fórmula es: La circunferencia de la cadera / (estatura x la raíz cuadrada de la estatura (estatura)) -18.

Para los hombres un resultado de entre 8-20 es saludable o normal, entre 20 a 25 indica sobrepeso y más de 25 indica obesidad. Para las mujeres el resultado entre 21 a 32 es normal, entre 32 a 38 indica sobrepeso y más de 38 indica obesidad.

"Usando las mediciones de la circunferencia de la cadera y la altura, el índice de la adiposidad corporal nuevo denominado BAI (Body Adiposity Index) se puede utilizar para reflejar el porcentaje de grasa corporal para hombres adultos y mujeres de etnias diferentes, sin tener que realizar corrección numérica o la evaluación del peso", nos informa el Dr. Richard N. Bergerman (Universidad del Sur de California, Los Ángeles) y sus colegas en su artículo publicado el 03 de marzo 2011.

Queda por ver si el BAI es un indicador más útil para la salud que los otros índices de adiposidad corporal, incluyendo el índice de masa corporal. Sin embargo, señalan que se necesitará más trabajo para ampliar y confirmar sus resultados - a prueba en los mexicano-americanos, afro-americanos, blancos -y otros grupos étnicos- para luego evaluar el papel del nuevo índice en los niños y niñas.  

"Estábamos interesados en determinar si es posible encontrar un índice de adiposidad corporal que por lo menos en algunos aspectos pueda ser mejor que el IMC, que ha existido desde la década de 1840 y que actualmente no es una medida muy precisa de la adiposidad en los pacientes de manera individual", explicó Bergman. El IMC es particularmente impreciso en personas con elevada masa corporal magra, como los atletas y en los niños, y no puede ser generalizado entre los diferentes grupos étnicos.

Bergman y otros no son los primeros en proponer una alternativa al índice IMC. La circunferencia de la cintura es ampliamente considerada como un mejor indicador de riesgo cardiovascular que el IMC, aunque algunos estudios han demostrado que tienen igual nivel de predicción. Pero los críticos han dicho que es un poco más difícil y que requiere más tiempo obtener mediciones precisas de la cintura o la circunferencia de la cadera, por lo que el IMC sigue siendo más popular debido a que es simple y rápido.

Los investigadores utilizaron una base de datos grande, BetaGene, y observaron que las variables más fuertemente asociadas con el por ciento de adiposidad fueron la altura y el tamaño de la cadera. Debido a que estas variables no están correlacionadas, hemos propuesto un nuevo índice, el BAI, en base a estas medidas por sí solas", explica Bergman.

El equipo de investigadores elaboro el índice a partir de datos de un estudio de la población mexicano-americana. Se confirmó la exactitud de la escala con un dispositivo avanzado llamado de doble absorción de energía de rayos X o un escáner DEXA. Las pruebas en un estudio de los afroamericanos mostraron resultados similares, lo que sugiere BAI se puede utilizar en diferentes grupos raciales.

 

Con su estudio demostraron que el BAI, calculado como (circunferencia de cadera / estatura) fue un buen predictor del porcentaje de grasa para los hombres y mujeres". El BAI se valida con el patrón de la absorción de energía dual de rayos X (DEXA). "Será muy fácil para un médico o una enfermera elaborar este índice para cada paciente, usando una calculadora, un programa de ordenador o una aplicación para el celular", dice Bergman.

En la actualidad se tienen datos precisos confirmados en dos poblaciones étnicas (méxico-americana y afro-americana) pero es necesario continuar trabajando con otras poblaciones, lo cual está en marcha. También será importante ver si el índice puede predecir con fiabilidad el porcentaje de adiposidad en niños y predecir el riesgo de enfermedad cardiovascular.

La obesidad se ha convertido en una epidemia mundial, con más de quinientos millones de personas, o uno de cada 10 adultos, en todo el mundo, lo cual significa más del doble de las cifras en 1980. Las enfermedades relacionadas con la obesidad representan casi el 10 por ciento de los gastos médicos de EE.UU., o un estimado de $147 mil millones al año.

Bergman RN, Stefanovski D, Buchanan TA, et al, 2011. Available at: www.nature.com/oby.

--
AHANAOA A. C.
Miguel Leopoldo Alvarado
Fundador y Presidente
http://www.nutriologia-ortomolecular.info

Índice cintura estatura y agregación de componentes cardiometabólicos en niños y adolescentes de Santiago

Índice cintura estatura y agregación de componentes cardiometabólicos en niños y adolescentes de Santiago Revista médica de Chile (Revista medica de Chile)

Revista médica de Chile

versión impresa ISSN 0034-9887

Rev. méd. Chile v.138 n.11 Santiago nov. 2010

doi: 10.4067/S0034-98872010001200006 

Rev Med Chile 2010; 138: 1378-1385

Artículo de Investigación

Índice cintura estatura y agregación de componentes cardiometabólicos en niños y adolescentes de Santiago

Waist height ratio, ultrasensitive c reactive protein and metabolic syndrome in children 

PILAR ARNAIZ1,2, ARNALDO MARÍNa, FELIPE PINOa, SALESA BARJA1, MARLENE AGLONY1, CARLOS NAVARRETE3,b, MÓNICA ACEVEDO2

1División de Pediatría. 
2División de enfermedades cardiovasculares, Pontificia Universidad católica de Chile, Santiago, Chile. 
3Departamento de Matemática, Universidad de La Serena, La Serena, Chile. 
aAlumno Medicina, Facultad de Medicina, Pontificia Universidad católica de Chile. 
bDoctor en estadística.

Dirección para Correspondencia


Background: Waist to height ratio and ultrasensitive C-reactive protein are predictors of the presence of the metabolic syndrome in children. Aim: To determine the proportional risk of metabolic syndrome component clustering in children, using waist to height ratio and ultrasensitive C-reactive protein. Material and Methods: Anthropometric measures, blood pressure, fasting serum lipid profle, blood glucose and ultrasensitive C-reactive protein were determined in 209 children aged 11.5 ± 2 years (50% females). The presence of the metabolic syndrome as a function of waist to height ratio and C-reactive protein was modeled using logistic regression equations. The risk of clustering one, two or more components of the metabolic syndrome was calculated.Results: Metabolic syndrome was present in 5% of all children and 18% of those that were obese. The cut off points for waist to hip ratio and ultrasensitive C-reactive protein were 0.55 and 0.61 mg/L, respectively. For each 0.01 increment in waist to height ratio, the odds ratio of increasing one component of the metabolic syndrome was 1.2 (1.15-1.25) or 15 to 25%. The odds ratio for log-transformed ultrasensitive C-reactive protein was 1.62 (1.26-2.09). Excluding waist circumference, the odds ratio of adding one or more components of the metabolic syndrome was 1.05 (1.01-1.09) per 0.01 increment in waist to height ratio, but the odds ratio for C-reactive protein was no longer significant. Conclusions: Waist to height ratio and ultrasensitive C-reactive protein predict the risk of clustering components of the metabolic syndrome in these children.

(Key words: C-Reactive protein; Metabolic syndrome X; Waist circumference.)


La epidemia de obesidad ha alcanzado también a los niños y jóvenes Chilenos, con una prevalencia de 8% en menores de 6 años y 21% en escolares de primero básico1. El 35% de los escolares entre 6 y 11 años tiene sobrepeso u obesidad según el Instituto Nacional de Estadística2, cifras que anticipan una alta prevalencia de síndrome metabólico (SMET) en los años venideros, aumentando así el riesgo de diabetes tipo 2 y enfermedad cardiovascular3-5. Datos reportados en Estados Unidos de Norteamérica (EE.UU.) hablan de 4% a 9% de SMET en población general de adolescentes y 38% a 50% en adolescentes obesos6-8. En Chile se han reportado cifras similares9,10.

La mayoría de los investigadores actuales se basan en la definición de Cook y cols6 para determinar la presencia de SMET en niños y adolescentes. Sin embargo, esta definición basa el diagnóstico en la presencia de 3 o más componentes del SMET. De este modo, si un niño tiene sólo 2 componentes, no tendría SMET. La definición, por lo tanto, no alerta sobre la continuidad del riesgo metabólico, lo que es fundamental cuando hablamos de población pediátrica.

Numerosos parámetros antropométricos han sido utilizados para predecir el riesgo de SMET y diabetes. Varios estudios, en adultos y en niños, han mostrado un aumento en la prevalencia de SMET y sus componentes a medida que se incrementa el índice de masa corporal (IMC) (NHA-NES)11,12. Trabajos epidemiológicos realizados en adultos han evaluado y validado la circunferencia de cintura (CC) como un importante predictor, no sólo de factores de riesgo cardiovascular, sino de diabetes mellitus tipo 2 y enfermedad coronaria13-19. La CC también ha sido validada en niños como predictor de SMET20-23. La medición de IMC y CC en niños requiere comparar con percentiles según sexo y edad, lo que acarrea tiempos considerables.

Se ha planteado, entonces, que medidas antropométricas que incorporen la medición de la cintura y la forma corporal, como lo hace el índice cintura estatura (ICE), tendrían una mayor capacidad para predecir factores de riesgo relacionados con la obesidad en niños y adultos, reemplazando al IMC en las definiciones de diagnóstico clínico de SMET24-30. El ICE no requiere comparación en percentiles, siendo rápido y fácil de calcular en la práctica diaria. Un estudio en adultos Chilenos mostró que el ICE es un predictor de mortalidad general más preciso que el IMC y que la razón cintura-cadera31.

Otro marcador de SMET y eventos cardiovasculares en adultos es la proteína C reactiva ultrasensible (PCRus), la que participa en el proceso aterogénico32,33. En niños, nuestro grupo recientemente publicó que la PCRus se asocia en forma directa y significativa a distintos parámetros antropométricos de adiposidad34.

Debido a la dificultad de expresar el real riesgo cardiometabólico en niños usando las definiciones tradicionales de SMET como la de Cook, el presente estudio plantea la hipótesis de que en nuestra población de niños y adolescentes, el ICE, y/o la PCRus, tendrían una buena capacidad predictiva para discriminar sobre la presencia de uno o más componentes del SMET. Para ello, determinamos el riesgo proporcional de agregación de dichos componentes, según ICE y PCRus, en una cohorte pediátrica.

Método

Estudio transversal en 209 escolares de estrato socioeconómico medio, medio bajo y bajo, pertenecientes a colegios municipales subvencionados del Santiago urbano, entre octubre de 2005 y diciembre de 2006. Los escolares fueron clasificados según el Índice de Desarrollo Urbano vigente2. Además, se invitó a participar en forma voluntaria a niños que consultaron por primera vez por sobrepeso u obesidad en los policlínicos de la red de salud del Hospital Clínico de la Pontificia Universidad Católica de Chile durante el mismo período de tiempo y que fueran comparables en características socioeconómicas.

Los criterios de inclusión fueron edad entre 6 y 16 años, ausencia de antecedentes de trastornos del metabolismo glucídico, dislipidemias, hipertensión, enfermedades metabólicas, infecciones y terapia farmacológica reciente. El adulto responsable firmó un consentimiento informado, aprobado por el Comité de Ética de la Universidad. En todos ellos se determinó peso, estatura, CC y medición de presión arterial (PA), por un equipo previamente capacitado de pediatras y enfermeras. Luego se obtuvo una muestra de sangre con ayuno de 12 horas.

Evaluación clínica

Se midió peso y estatura mediante balanza de palanca y estadiómetro SECA®. Se calculó el IMC, expresado en percentiles. Se definió obesidad como IMC ≥ pc95, sobrepeso: pc85-94, eutrofa: pc10-84 y bajo peso < pc10, usando como referencia CDC-NCHS, año 200035. Se midió la CC con cinta métrica inextensible, promediándose tres mediciones36. Calculamos el ICE, dividiendo la CC por la estatura. Se midió la PA en tres oportunidades, de acuerdo a las normas internacionales, considerándose prehipertensión una PA entre el pc 90 a 94 e hipertensión si la presión arterial sistólica (PAS) y/o diastólica (PAD) eran ≥ pc95 para sexo, talla y edad37.

Exámenes de sangre

La glicemia se midió por método de hexoquinasa; colesterol HDL (cHDL) y triglicéridos (TG) por métodos enzimáticos estándar y se calculó el colesterol LDL (cLDL) mediante la fórmula de Friedewald. La PCRus se midió mediante método nefelométrico (Dade Behring).

Definición de síndrome metabólico

Se utilizó la definición de Cook y cols6 para niños y adolescentes, que considera la presencia de al menos tres de los siguientes componentes: Obesidad abdominal (cintura ≥ pc90 del patrón utilizado) (36), cHDL ≤ 40 mg/dl, TG ≥ 110 mg/ dl (percentiles 25 y 75 para población general norteamericana respectivamente)38, glicemia ≥ 100 mg/dl39 y PAS y/o PAD ≥ Pc9037

Estadística

Los resultados son expresados como promedio y desviación estándar o intervalo deconfianza de 95%. Las comparaciones de medias provienen de ANOVA de un factor. El SMET fue modelado en función de la ICE y PCRus mediante modelos de regresión logística acumulada bajo el supuesto de odds (chances) proporcionales, verificado mediante prueba de razón de verosimilitud. Este supuesto consiste en que, para los odds en escala logarítmica (log (p/ (1-p)), donde "p" es la probabilidad de respuesta positiva), se supone sólo una diferencia en intercepto para los distintos niveles de la respuesta, en vez de distintas pendientes, favoreciendo la parsimonia y facilidad de interpretación del modelo. La discriminación entre modelos no anidados se basó en el criterio de información de Akaike (AIC)40. La capacidad de discriminación de los mismos fue evaluada a través de la curva ROC. Se utilizó como punto de corte el nivel de la variable explicativa que maximiza de forma conjunta la sensibilidad y especificidad. Todos los cálculos fueron realizados con el paquete estadístico R41, 42. Se cuantifica el riesgo de presentar "1 o más", "2 o más", o "3 o más" componentes del síndrome metabólico mediante "odds ratio" o "razón de chances" (OR).

Resultados

En la muestra total, la edad promedio fue de 11,5 ± 2 años, con 50% mujeres y 30% de prepúberes; según IMC, 53% de los niños eran eutróficos, 18% sobrepeso y 29% obesos. No hubo diferencia en estos grupos según edad, sexo o desarrollo puberal. De los niños obesos, 32 venían del policlínico de niños obesos de la nutrióloga del grupo y 30 niños de la muestra general.

La Tabla 1 muestra los distintos valores promedio, en hombres y mujeres, de los 5 componentes cardiometabólicos del SMET, ICE y PCRus. No se encontraron diferencias significativas entre sexos, salvo en la glicemia, pero en ambos estaba en rangos normales. De acuerdo al criterio de Cook, 5% del total de niños y 18% de los obesos cumplieron criterios de SMET. De acuerdo a la agregación de componentes del SMET, 95 niños tenían cero componente, 79 niños un componente, 24 dos componentes y 11, 3 componentes del SMET. Por lo tanto, 11 de 209 tenían SMET y todos ellos eran obesos. En la medida que se iban agregando 1, 2 ó 3 componentes del SMET, aumentaron significativamente los valores de cintura, PAS, PAD, triglicéridos, ICE y PCRus y disminuyó significativamente el CHDL. La glicemia no aumentó significativamente al aumentar el número de componentes del SMET.

En la Tabla 2 se observa el punto de corte óptimo, tanto para ICE como para PCRus, respecto a la presencia o ausencia de SMET y según el número de componentes del SMET. El OR para ICE fue de 1,20 (1,15-1,25) y el OR para PCRus fue de 1,6 (1,3-2,1). Según el criterio de información de Akaike, el ICE resultó mejor predictor de SMET que la PCRus. De igual forma, esta Tabla muestra los puntos de corte de ICE y PCRus que predicen, con una mayor sensibilidad y especificidad, la agregación de 1 o más, 2 o más y 3 o más componentes cardiometabólicos.

Las Figuras 1 y 2 muestran al ICE y a la PCRus como predictores de riesgo de agregación de componentes del SMET (1 o más, 2 o más, 3 o más factores) usando el modelo de odds (chances) proporcionales. Para ICE (Figura 1), el OR de aumentar en un componente del SMET fue de 1,20 (1,15-1,25) por centésima de ICE. Es decir, por cada 0,01 de aumento del ICE, existe un riesgo de 20% de presentar 1 o +, 2 o +, 3 o + componentes del SMET. A modo de ejemplo, un niño con un ICE de 0,42 (es decir, con un valor de ICE menor al punto de corte de 0,55, que tiene muy buena sensibilidad y especificidad), se observa que hay un 16% de riesgo de tener 1 o + componentes del SMET4% de tener 2 o + y cerca de 0% de tener 3 o + componentes. En cambio un niño con ICE de 0,6 (es decir, con un ICE mayor al punto de corte), presenta 84% de probabilidad de tener 1 o + componentes del SMET, 30% de tener 2 o + y cerca de 10% de presentar 3 o + componentes.

Figura 1. riesgo en porcentaje de presentar 1 o +, 2 o +, 3 o + factores de riesgo cardiometabólicos del síndrome metabólico, de acuerdo a los valores de índice cintura estatura.

Para PCRus, el OR fue de 1,62 (1,26-2,09) (Figura 2). En este caso un niño con una PCRus = 0,21 mg/L (percentil 25 de la muestra), presenta aproximadamente 40% de probabilidad de presentar 1 o + componentes del SMET, 10% de 2 o + y cerca de 4% de 3 o +. Por el contrario, un paciente con una PCRus = 0,69 mg/L (percentil 75), presenta aproximadamente 58% de riesgo de tener 1 o + componentes del SMET, 18% de tener 2 o + y cerca de 5% de 3 o más.

Figura 2. riesgo en porcentaje de presentar 1 o +, 2 o +, 3 o + factores de riesgo cardiometabólicos del síndrome metabólico, de acuerdo a los valores de Proteína c-reactiva ultrasensible.

Si descartamos el efecto que tiene la cintura sobre los predictores (ICE y PCRus), el OR de aumentar en un componente, distinto al de circunferencia de cintura, por centésima de ICE es de 1,05 (1,01-1,09). En cambio el OR de aumentar en un componente, distinto al de cintura para log PCRus, no resultó estadísticamente significativo (OR 0,98 (0,75-1,28) (Tabla 3). En esta misma Tabla, el punto de corte para predecir SMET, con criterios distintos de la cintura, es de 0,55, con sensibilidad de 41% y especificidad de 74% para 1 o más componentes. Para 2 o más componentes, la sensibilidad baja a 13% y la especificidad sube a 99%.

Debemos destacar que el propósito del modelo estadístico aplicado, es la estimación del odds ratio o chance de aumentar en un componente del SMET, y no, hacer inferencia con respecto a la prevalencia de los componentes del SMET en la población.

Discusión

Este estudio demuestra que ambos, el ICE y la PCRus predicen el riesgo de "agregación" de componentes cardiometabólicos en niños y adolescentes de Santiago, siendo el ICE más sencillo de aplicar y mejor predictor estadístico en este grupo. Nuestros resultados enfatizan el concepto de que "la suma de componentes" es lo importante desde el punto de vista predictivo, más que la definición de "sí-no" que se ha aplicado para la definición actual de SMET. En niños, esta visión de riesgo es fundamental ya que la mayoría presenta menos de 3 componentes clásicos.

La obesidad iniciada en la niñez, el sedentarismo reinante entre los niños y jóvenes, sumado a los antecedentes familiares de riesgo cardiovascular, conducen a la instalación progresiva de SMET durante la edad pediátrica. Los niños con una sumatoria de componentes cardiometabólicos constituyen grupos de mayor riesgo. Estos tendrían un inicio temprano de la ateroesclerosis y una evolución más rápida de la misma hacia la edad adulta, desarrollando, tempranamente en la vida, enfermedad cardiovascular y diabetes tipo 24,5. Por esto, es de gran utilidad contar con parámetros bioquímicos, antropométricos y/o de imágenes predictores de riesgo cardiovascular o metabólico futuros, y aplicables en niños y adolescentes para poder desarrollar puntos de corte sencillos de aplicar en la práctica clínica43,44. En la actualidad, especialmente en niños y adolescentes que están en desarrollo, se piensa que no existe un umbral sobre el cual ya no se esté saludable y bajo el cual se goce de buena salud. Existe una relación continua entre la agregación de factores de riesgo y las alteraciones que estos van causando. Este enfoque es novedoso y no existen actualmente estudios en niños que lo enfaticen. Actualmente, los índices antropométricos más usados como predictores de riesgo para desarrollar SMET y resistencia a la insulina en niños y adolescentes son el IMC y en menor medida la medición de la CC y el ICE. Estos últimos parámetros se están usando cada vez más en clínica, con la idea de prevenir la progresión del riesgo cardiovascular inicial y de esta manera poder desarrollar programas de intervención y seguimiento en edades tempranas de la vida. A su vez, estos parámetros serían más sensibles a la etnia, sexo, edad y pubertad.

Nuestro estudio demuestra que el ICE y la PCRus son buenos predictores de "agregación" de componentes del SMET, siendo el ICE más sencillo y barato de aplicar y mejor predictor estadístico que la PCRus.

Sin duda, una crítica a nuestro modelo es que el ICE contempla la cintura dentro del cálculo del índice cintura/estatura y sabemos que la cintura es un componente del SMET. Por ello también quisimos desarrollar un modelo que excluyera la cintura dentro de los componentes del SMET. Así se ajustó un modelo para la probabilidad de tener 1 o + o 2 o + componentes, con los 4 componentes distintos de la cintura. En este último caso, el ICE también resultó significativo para predecir riesgo de agregación de componentes del SMET (Tabla 3).

Finalmente, nuestros resultados enfatizan el concepto de que es la "sumatoria de componentes cardiometabólicos" lo más importante desde el punto de vista predictivo, más que la definición absoluta "sí-no" de presencia o ausencia de SMET. En las Figuras 1 y 2 mostramos que tanto para el ICE como para la PCRus, el que un niño tenga un solo componente o 2 y no llegue a tener todavía el SMET propiamente tal (más de 3 componentes), no descarta que ese niño pueda desarrollarlo en el futuro. Desde el punto de vista de salud pública, esta visión del riesgo es fundamental, ya que la mayoría de los niños presenta menos de 3 componentes del SMET.

De esta manera el ICE puede ser considerado un marcador "al lado de la cama del paciente", siendo fácil de aplicar en la consulta ambulatoria, sencillo de calcular sin necesidad de tablas y percentiles y permite hacer un seguimiento individual a lo largo de los sucesivos controles de salud.

Estudios recientes de la cohorte de Bogalusa han demostrado la capacidad predictiva del ICE, proponiéndolo como un buen predictor de riesgo cardiovascular30.

Nuestro estudio tiene limitaciones: es un estudio de corte transversal, lo cual supone una capacidad limitada en la estimación de riesgo, en nuestro caso de componentes del SMET, lo cual hace que nuestros resultados se encuentren en la categoría de asociaciones y no de causalidad. De igual forma nuestra muestra es pequeña y la edad está en un rango estrecho 12 ± 2 años, lo cual limita la aplicación de nuestros resultados. Así mismo, la población estudiada no fue estrictamente homogénea ya que incluimos población escolar general no consultante y otra población portadora de sobrepeso y obesidad que consultó a una especialista.

 

Referencias

1. JUNAEB. Situación nutricional de los escolares de primero básico 2008. Disponible en:http://sistemas.junaeb.cl/estadosnutricionales_2007/index2.php. 2009.        [ Links ]

2. INE. Instituto Nacional de Estadísticas de Chile. Disponible en:http://www.ine.cl/canales/chile_estadistico/demografia_y_vitales/estadisticas_vitales/estadisticas_vitales.php        [ Links ]

3. Gami AS, Witt BJ, Howard DE, Erwin PJ, Gami LA, Somers VK, et al. Metabolic syndrome and risk of incidentcardiovascular events and death: A systematic review and meta-analysis of longitudinal studies. J Am Coll Cardiol 2007; 49: 403-14.        [ Links ]

4. Morrison JA, Friedman LA, Gray-McGuire C. Metabolic syndrome in childhood predicts adult cardiovascular disease 25 years later: The Princeton lipid research clinics follow-up study. Pediatrics 2007; 120: 340-5.        [ Links ]

5. Morrison JA, Friedman LA, Wang P, Glueck CJ. Metabolic syndrome in childhood predicts adult metabolic syndrome and type 2 diabetes mellitus 25 to 30 years later. J Pediatr 2008; 152: 201-6.        [ Links ]

6. Cook S, Weitzman M, Auinger P, Nguyen M, Dietz WH. Prevalence of a metabolic syndrome phenotype in adolescents: Findings from the third national health and nutrition examination survey, 1988-1994. Arch Pediatr Adolesc Med 2003; 157: 821-7.        [ Links ]

7. de Ferranti SD, Gauvreau K, Ludwig DS, Neufeld EJ, Newburger JW, Rifai N. Prevalence of the metabolic syndrome in American adolescents: Findings from the third national health and nutrition examination survey. Circulation 2004; 110: 2494-7.        [ Links ]

8. Weiss R, Dziura J, Burgert TS, Tamborlane WV, Taksali SE, Yeckel CW, et al. Obesity and the metabolic syndrome in children and adolescents. N Engl J Med 2004; 350: 2362-74.        [ Links ]

9. Barja S, Imgeaga A, Acosta AM, Hodgson MI. [Insulin resistance and other expressions of metabolic syndrome in obese Chilean children]. Rev Med Chile 2003; 131: 259-68.        [ Links ]

10. Burrows R, Burgueno M, Leiva L, Ceballos X, Guillier I, Gattas V, et al. [Cardiovascular risk and metabolic profile in obese children and adolescents with low insulin sensitivity]. Rev Med Chile 2005; 133: 795-804.        [ Links ]

11. World Health Organization. Obesity: Preventing and managing the global epidemic. Report of a WHO consultation on obesity. 1998.        [ Links ]

12. Clinical guidelines on the identification, evaluation, and treatment of overweight and obesity in adults-the evidence report. National institutes of health. Obes Res 1998; 6 Suppl 2: 51S-209S.        [ Links ]

13. Wang Y, Rimm EB, Stampfer MJ, Willett WC, Hu FB. Comparison of abdominal adiposity and overall obesity in predicting risk of type 2 diabetes among men. Am J Clin Nutr 2005; 81: 555-63.        [ Links ]

14. Katzmarzyk PT, Craig CL. Independent effects of waist circumference and physical activity on all-cause mortality in Canadian women. Appl Physiol Nutr Metab 2006; 31: 271-6.        [ Links ]

15. Yusuf S, Hawken S, Ounpuu S, Bautista L, Franzosi MG, Commerford P, et al. Obesity and the risk of myocardial infarction in 27,000 participants from 52 countries: A case-control study. Lancet 2005; 366: 1640-9.        [ Links ]

16. Hu G, Tuomilehto J, Silventoinen K, Barengo N, Jousilahti P. Joint effects of physical activity, body mass index, waist circumference and waist-to-hip ratio with the risk of cardiovascular disease among middle-aged Finish men and women. Eur Heart J 2004; 25: 2212-9.        [ Links ]

17. Lofgren I, Herron K, Zern T, West K, Patalay M, Shachter NS, et al. Waist circumference is a better predictor than body mass index of coronary heart disease risk in overweight premenopausal women. J Nutr 2004; 134: 1071-6.        [ Links ]

18. Carey VJ, Walters EE, Colditz GA, Solomon CG, Willett WC, Rosner BA, et al. Body fat distribution and risk of non-insulin-dependent diabetes mellitus in women. The nurses' health study. Am J Epidemiol 1997; 145: 614-9.        [ Links ]

19. Visscher TL, Seidell JC, Molarius A, van der Kuip D, Hofman A, Witteman JC. A comparison of body mass index, waist-hip ratio and waist circumference as predictors of all-cause mortality among the elderly: The Rotterdam study. Int J Obes Relat Metab Disord 2001; 25: 1730-5.        [ Links ]

20. Katzmarzyk PT, Srinivasan SR, Chen W, Malina RM, Bouchard C, Berenson GS. Body mass index, waist circumference, and clustering of cardiovascular disease risk factors in a biracial sample of children and adolescents. Pediatrics 2004; 114: e198-205.        [ Links ]

21. Lee S, Bacha F, Gungor N, Arslanian SA. Waist circumference is an independent predictor of insulin resistance in black and white youths. J Pediatr 2006; 148: 188-94.        [ Links ]

22. Hirschler V, Aranda C, Calcagno M de L, Maccalini G, Jadzinsky M. Can waist circumference identify children with the metabolic syndrome? Arch Pediatr Adolesc Med 2005; 159: 740-4.        [ Links ]

23. Caballero AE, Bousquet-Santos K, Robles-Osorio L, Montagnani V, Soodini G, Porramatikul S, et al. Overweight Latino children and adolescents have marked endothelial dysfunction and subclinical vascular inflammation in association with excess body fat and insulin resistance. Diabetes Care 2008; 31: 576-82.        [ Links ]

24. Lee CM, Huxley RR, Wildman RP, Woodward M. Indices of abdominal obesity are better discriminators of cardiovascular risk factors than BMI: A meta-analysis. J Clin Epidemiol 2008; 61: 646-53.        [ Links ]

25. Gelber R P, Gaziano JM, Orav EJ, Manson JE, Buring JE, Kurth T. Measures of obesity and cardiovascular risk among men and women. J Am Coll Cardiol 2008; 52: 605-15.        [ Links ]

26. Freedman DS, Kahn HS, Mei Z, Grummer-Strawn LM, Dietz WH, Srinivasan SR, et al. Relation of body mass index and waist-to-height ratio to cardiovascular disease risk factors in children and adolescents: The Bogalusaheart study. Am J Clin Nutr 2007; 86: 33-40.        [ Links ]

27. Maffeis C, Banzato C, Talamini G. Waist-to-height ratio, a useful index to identify high metabolic risk in overweight children. J Pediatr 2008; 152: 207-13.        [ Links ]

28. Savva SC, Tornaritis M, Savva ME, Kourides Y, Panagi A, Silikiotou N, et al. Waist circumference and waist-to-height ratio are better predictors of cardiovascular disease risk factors in children than body mass index. Int J Obes Relat Metab Disord 2000; 24: 1453-8.        [ Links ]

29. Kahn HS, Imperatore G, Cheng YJ. A population-based comparison of BMI percentiles and waist-to-height ratio for identifying cardiovascular risk in youth. J Pediatr 2005; 146: 482-8.        [ Links ]

30. Freedman DS, Dietz WH, Srinivasan SR, Berenson GS. Risk factors and adult body mass index among overweight children: The Bogalusa heart study. Pediatrics 2009; 123: 750-7.        [ Links ]

31. Koch E, Díaz C, Romero T, Kirschbaum A, Manríquez L, Paredes M. Razón cintura-estatura como un predictor de mortalidad en población Chilena: Un estudio de 8 años de seguimiento en la cohorte del proyecto San Francisco. Rev Chil Cardiol 2007; 26: 145-50.        [ Links ]

32. Ross R. Atherosclerosis--an infammatory disease. N Engl J Med 1999; 340: 115-26.        [ Links ]

33. Lagrand WK, Visser CA, Hermens WT, Niessen HW, Verheugt FW, Wolbink GJ, et al. C-reactive protein as a cardiovascular risk factor: More than an epiphenomenon? Circulation 1999; 100: 96-102.        [ Links ]

34. Acevedo M, Arnaiz P, Barja S, Bambs C, Berríos X, Guzmán B, et al. Relationship of c-reactive protein to adiposity, cardiovascular risk factors and subclinical atherosclerosis in healthy children. Rev Esp Cardiol 2007; 60: 1051-8.        [ Links ]

35. CDC. Center for Disease Control (CDC) growth charts. http://www.cdc.gov/growthcharts.        [ Links ]

36. Fernández JR, Redden DT, Pietrobelli A, Allison DB. Waist circumference percentiles in nationally representative samples of African American, European American, and Mexican American children and adolescents. J Pediatr 2004; 145: 439-44.        [ Links ]

37. The fourth report on the diagnosis, evaluation, and treatment of high blood pressure in children and adolescents. Pediatrics 2004; 114: 555-76.        [ Links ]

38. NCEP. National cholesterol education program report of the expert panel on blood cholesterol levels in children and adolescents. National heart and blood institute information center. 1991.        [ Links ]

39. Gabir MM, Hanson RL, Dabelea D, Imperatore G, Roumain J, Bennett PH, et al. The 1997 American diabetes association and 1999 world health organization criteria for hyperglycemia in the diagnosis and prediction of diabetes. Diabetes Care 2000; 23: 1108-12.        [ Links ]

40. Akaike H. A new look at the statistical model identification. IEEE Transactions on Automatic Control 1974; 19: 716-23.        [ Links ]

41. R development core team. R: A language and environment for statistical computing. R foundation for statistical computing, Vienna, Austria. http://www.r-project.org. 2009        [ Links ]

42. Wood SN. Fast stable direct fitting and smoothness selection for generalized additive models. Journal of the Royal Statistical Society: Series B 2008; 70: 495-518.        [ Links ]

43. Arnaiz P, Acevedo M, Barja S, Aglony M, Guzmán B, Cassis B, et al. Adiponectin levels, cardiometabolic risk factors and markers of subclinical atherosclerosis in children. Int J Cardiol 2010; 138: 138-44.        [ Links ]

44. Arnaiz P, Acevedo M, Barja S, Berríos X, Guzmán B, Bambs C, et al. Imgeriosesclerosis subclínica, factores de riesgo cardiovascular clásicos y emergentes en niños obesos Chilenos. Rev Chil Ped 2007; 78: 135-42.        [ Links ]

Recibido el 20 de enero de 2010, aceptado el 21 de octubre de 2010.

Correspondencia a: Dra. Mónica Acevedo División de Enfermedades Cardiovasculares, lira 85, Primer Piso, Santiago, Chile teléfono: 56-2-3543334. E-mail: macevedo@med.puc.cl

 

--
AHANAOA A. C.
Miguel Leopoldo Alvarado
Fundador y Presidente
http://www.nutriologia-ortomolecular.info

sábado, marzo 05, 2011

La obesidad rebasa al sector salud: Ssa (El Universal)

La obesidad rebasa al sector salud: Ssa (El Universal)
El secretario de Salud, José Ángel Córdova Villalobos, dijo que es necesario un programa multisectorial para combatir este mal
Cuernavaca | Martes 01 de marzo de 2011 Ruth Rodríguez | El Universal
Notas Relacionadas
La obesidad se ha convertido en un problema muy serio en México y es la actual epidemia del siglo XXI, afirmó José Ángel Córdova Villalobos, secretario de Salud, al asegurar que en los últimos 30 años se ha triplicado el número de personas que presentan sobrepeso.

Mencionó que a tal grado se da este problema que para resolverlo tendrá que ser de una manera intersectorial y multisectorial, ya que el mismo rebasa al sector salud.

Al inaugurar el XIV congreso de Investigación en Salud Pública que se realiza en el Instituto Nacional de Salud Pública, Córdova Villalobos explicó ante nutriólogos los lineamientos para el expendio o distribución de alimentos y bebidas en planteles escolares.

Mencionó que la industria ha tenido que cambiar sus productos para reducirlos en sal, sodio, azucares y grasas trans.

Dijo que se han modificado los desayunos escolares que reparte el DIF nacional en donde ha sido cambiada la leche entera por la semidescremada.

Sobre la obesidad dijo que México ocupa el segundo lugar a nivel mundial, dentro de la lista de la OCDE, como el país que tiene más sobrepeso.

Asimismo la atención a la salud por enfermedades crónicas, relacionadas con obesidad es de 0.3% del PIB y 13% del gasto total de salud en el 2008.  

--
AHANAOA A. C.
Miguel Leopoldo Alvarado
Fundador y Presidente
http://www.nutriologia-ortomolecular.info

Genera la obesidad muertes prematuras (Sol de Cuernavaca)



José Ángel Córdova Villalobos, secretario de Salud Pública federal. Foto: Froylán Trujillo / El Sol de Cuernavaca
* Inaugura José Ángel Córdova Congreso Nacional de Investigación en Salud
El Sol de Cuernavaca
2 de marzo de 2011

Mónica González

Cuernavaca, Morelos.- Durante la inauguración del 14 Congreso de Investigación en Salud Pública que se realiza en Morelos, el secretario de Salud Pública federal, José Ángel Córdova Villalobos reconoció que en el tema de la obesidad y el sobrepeso, ya se registran muertes prematuras por lo que para enfrentar esta problemática se ha contemplado establecer medidas fiscales a algunos productos denominados "chatarra" y retirar de forma obligatoria la publicidad en los horarios infantiles.

El funcionario federal habló fuerte del problema de sobrepeso y obesidad que hoy registra el país y que afecta ya a siete de cada 10 adultos y un tercio de los niños, por lo que en un esfuerzo para evitar más decesos o aumento en las enfermedades crónico degenerativas como la diabetes y la hipertensión arterial, se estudia gravar la venta de alimentos altos en calorías, medida que ya se atiende de forma conjunta con la Secretaría de Hacienda. "Porque no es fácil establecer un impuesto como se ha hecho para el alcohol y el tabaco que también son dañinos".

Lo que se está haciendo, insistió el secretario de Salud Federal, es un proceso de evaluación para ver qué productos son los que se podrían gravar; empero, mencionó que lo que sí es importante es el tema de la regulación de la publicidad, lo cual se tiene que hacer rápidamente y de forma definitiva, ya no voluntaria, sino obligatoria, en los horarios infantiles.

De los productos que pudieran ser objeto de este gravamen, subrayó que se habla de todos los que inciden en la causa de la obesidad.

En cuanto a las muertes prematuras, enfatizó que la situación es que en una visión a mediano plazo, sino se frena la obesidad entre los niños se van a empezar a tener más infantes diabéticos, hipertensos y con problemas cardiovasculares a temprana edad, es decir, que un "niño gordito podría tener un infarto a los 25 o 30 años".

Córdova Villalobos estuvo en Morelos acompañado del secretario de Salud estatal, Víctor Manuel Caballero Solano y el director del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), en cuya sede se desarrollará este congreso hasta el próximo 4 de marzo.

Durante estos días de trabajo, investigadores de casi 20 países del mundo presentarán las innovaciones que en el ámbito médico se han desarrollado en los últimos años, se analizarán problemas de salud que están avanzando gradualmente y afectando cada vez a más ciudadanos y se plantearán los retos que en materia de vacunas, recursos económicos, laborales y sociales se necesitan para atender las enfermedades más comunes y las que van resurgiendo en todo el mundo.

--
AHANAOA A. C.
Miguel Leopoldo Alvarado
Fundador y Presidente
http://www.nutriologia-ortomolecular.info

VIDEOS SOBRE OBESIDAD

Loading...

OBESIDAD, ENLACES

VIDEO SOBRE OBESIDAD

VIDEOS OBESIDAD

Loading...

OBESIDAD GLOBAL

Obesidad De Wikipedia, la enciclopedia libre

Saltar a navegación, búsqueda

Sinónimos{{{sinónimos}}}

La obesidad es un exceso de grasa, determinado por un Índice de masa corporal o IMC aumentado (mayor o igual a 30). Forma parte del Síndrome metabólico. Es un factor de riesgo conocido para enfermedades crónicas como: enfermedades cardíacas, diabetes, hipertensión arterial, ictus y algunas formas de cáncer. La evidencia sugiere que se trata de una enfermedad con origen multifactorial: genético, ambiental, psicológico entre otros. Acumulación excesiva de grasa en el cuerpo, hipertrofia general del tejido adiposo.

Es una enfermedad crónica originada por muchas causas y con numerosas complicaciones, la obesidad se caracteriza por el exceso de grasa en el organismo y se presenta cuando el índice de masa corporal en el adulto es mayor de 25 unidades.

La obesidad no distingue color de piel, edad, nivel socioeconómico, sexo o situación geográfica.

Anteriormente se consideraba a la persona con sobrepeso como una persona que gozaba de buena salud, sin embargo ahora se sabe que la obesidad tiene múltiples consecuencias en nuestra salud.
Ahora se sabe que la obesidad está fuertemente relacionada como causal de otras enfermedades como lo son los padecimientos cardiovasculares, dermatológicos, gastrointestinales, diabéticos, osteoarticulares, etc.

El primer paso para saber si existe obesidad o no, es conocer el índice de masa corporal (IMC), lo que se obtiene haciendo un cálculo entre la estatura y el peso del individuo.

La obesidad es un exceso de grasa corporal, que por lo general, y no siempre, se ve acompañada por un incremento del peso del cuerpo.

Tabla de contenidos
1 Clasificación
2 Causas
3 Buscando el equilibrio
4 Tratamiento
5 Enlaces externos

Clasificación
Se puede establecer un índice de obesidad, definido como la relación entre peso real y teórico.

Tipos
Obesidad exógena: La obesidad debida a una alimentación excesiva.

Obesidad endógena: La que tiene por causa alteraciones metabólicas.

Dentro de las causas endógenas, se habla de obesidad endocrina cuando está provocada por disfunción de alguna glándula endocrina, como la tiroides.

Obesidad hipotiroidea
Obesidad gonadal

No obstante, los adipocitos están aumentados de tamaño por acción de los ácidos grasos libres que penetran a éstos y, por medio de un proceso de esterificación, se convierten de nuevo en triglicéridos. Éstos antes han sido el resultado de la activación de VLDL circulantes en la absorción de ácidos grasos.

Es una enfermedad en cuya génesis están implicados diferentes factores, muchos de los cuales todavía no se conocen muy bien. Los genes, el ambiente, el sedentarismo, son condicionantes básicos que están implicados en la génesis de la obesidad así como los producidos por medicamentos o por distintas enfermedades.
El Síndrome de Prader-Willi (SPW) sería otra causa, en este caso, una combinación exógena y endógena.

Gráfica comparando los porcentajes de obesidad del total de población en países miembros de la OCDE. Para edades mayores de 15 años y un IMC mayor a 30.

Causas
Las causas de la obesidad son múltiples, e incluyen factores tales como la herencia genética; el comportamiento del sistema nervioso, endocrino y metabólico; y el tipo o estilo de vida que se lleve.
Mayor ingesta de calorías de las que el cuerpo necesita.

Menor actividad física de la que el cuerpo precisa.
Si se ingiere mayor cantidad de energía de la necesaria ésta se acumula en forma de grasa. Si se consume mas energía de la necesaria se utiliza la grasa como energía. Por lo que la obesidad se produce por exceso de energía, como resultado de las alteraciones en el equilibrio de entrada/salida de energía. Como consecuencia se pueden producir diversas complicaciones como lo son la hipertensión arterial, la diabetes mellitus y las enfermedades coronarias.

La herencia tiene un papel importante, tanto que de padres obesos el riesgo de sufrir obesidad para un niño es 10 veces superior a lo normal. En parte es debido a tendencias metabólicas de acumulación de grasa, pero en parte se debe a que los hábitos culturales alimenticios y sedentarios contribuyen a repetir los patrones de obesidad de padre a hijo.
Otra parte de los obesos lo son por enfermedades hormonales o endocrinas, y pueden ser solucionados mediante un correcto diagnóstico y tratamiento especializado.

Buscando el equilibrio
Se sabe que cada 250 gramos de grasa equivalen a 3.500 calorías. Si existe un exceso de grasa se deben calcular las calorías que representan y disminuirlas en la ingesta en un periodo de tiempo adecuado.
Contenido en calorías de diversos alimentos:
Cada gramo

Contenido en calorias
Grasa 9
Alcohol 7
Proteína 4
Carbohidrato 3,75

Y en cuanto a alimentos:

Alimentos
Contenidos en calorías
Ración de carne de vaca 483
Hamburguesa 300
Pan con mantequilla 100
Taza de té con dos cucharaditas de azúcar 67

Tratamiento
Es necesario tratar adecuadamente las enfermedades subyacentes, si existen. A partir de aquí depende de buscar el equilibrio, mediante ajustes en la dieta.

La dieta debe ser adecuada a la actividad necesaria, por ello una dieta muy intensiva en personas muy activas es contraproducente. Debe de tenderse a realizar dietas más suaves y mantenidas.

Una vez alcanzado el peso ideal, lo ideal es mantenerlo con un adecuado programa de ejercicios y alimentación que sobre todo permitan no volver a recuperar la grasa y el peso perdido.

Enlaces externos
Asociación de Información al Obeso
Informacion especifica acerca de la obesidad
Información detallada sobre la Obesidad
Información sobre la Obesidad

Obtenido de "http://es.wikipedia.org/wiki/Obesidad"

Categorías: Glosario de términos médicos Enfermedades endocrinas