Visita: Obesidad en Mexico

Obesidad en Estados Unidos

CDC Video Player. Flash Player 9 is required.
CDC Video Player.
Flash Player 9 is required.

jueves, septiembre 14, 2006

Obesidad: el gran desafio

 
Organización Panamericana de la Salud
Promoviendo la salud en las Américas

Perspectivas de Salud
La revista de la Organización Panamericana de la Salud
Volumen 7, Número 3, 2002
Primera Palabra Contenido  Article Índice  

Obesidad: el gran desafío
Este es el último número de Perspectivas de Salud del año 2002, año en que la Organización Panamericana de la Salud celebró su primer centenario y por lo tanto corresponde cerrarlo con un fuerte ¡hurra! y no sigilosamente. Hemos elegido una de las provocativas y humorísticas obras del conocido colombiano Fernando Botero para que ilustre este número. Esto no implica que la obesidad, tema de nuestro artículo principal, sea materia de broma; sugiere en cambio que se está convirtiendo con rapidez -como Botero parece considerarla- en parte de la condición humana.
La obesidad ha alcanzado las proporciones de una epidemia mundial. Lo que antes era sólo un problema de los países ricos hoy en día aqueja también a las naciones en desarrollo. Los expertos señalan que en los países más pobres la obesidad suele coexistir con la malnutrición y, al igual que ésta, debe considerarse como una enfermedad nutricional -no sencillamente como una abundancia descontrolada.
Si bien es verdad que durante varios decenios la obesidad ha sido un problema de salud pública en los países desarrollados, los mensajes destinados a combatirla, por lo general, responsabilizaban principalmente a la persona. Pero, actualmente quienes abogan por luchar contra la epidemia nos están diciendo -de forma muy convincente- que gran parte del problema se debe a los cambios culturales y del entorno. Junto con la globalización y la urbanización han llegado grandes excedentes de comida, el mercadeo masivo de alimentos ricos en calorías, el aumento del trabajo sedentario y la omnipresencia de las máquinas que ahorran mano de obra. Estas condiciones hacen que, potencialmente, sea más fácil ser obeso que no serlo.
La investigación médica dedica mucha atención al problema de la obesidad, pero todavía no ha logrado explicar cabalmente los mecanismos biológicos que la generan. Las mejores estimaciones atribuyen a los factores hereditarios entre el 15 y el 33 por ciento del total de las causas de obesidad. Entre los adelantos recientes de la investigación genética se encuentra la identificación de la proteína leptina, que ayuda a regular el apetito y el metabolismo. En octubre de este año, se descubrió el gen "HOB1", que según los investigadores podría ser "uno de los 10 ó 12 genes importantes que inciden en la obesidad y el metabolismo". Estos avances aumentan las esperanzas de utilizar medicamentos basados en los genes para el tratamiento de la enfermedad. Sin embargo, la genética no ha sido capaz de explicar el surgimiento acelerado de la obesidad como fenómeno mundial, ya que los genes no cambian en 10 años, sino a lo largo de miles o millones de años.
Entonces ¿cuál es el papel de la salud pública? No hay una respuesta única. Los programas de prevención, en particular los que se dirigen a los niños y las escuelas, son importantes en los países en desarrollo y en los desarrollados, debido a que la obesidad infantil está aumentando en ambos. Walmir Coutinho, coordinador del Consenso Latinoamericano para la Obesidad, destaca que las investigaciones muestran que "en las sociedades en transición, el ingreso es un factor determinante en la obesidad, pero la educación tiende a ser un factor de protección". Aduce que en los países en desarrollo la educación es la clave para controlar la epidemia.
Otros dicen que se necesitan con urgencia nuevas recomendaciones sobre alimentación que tomen en cuenta los resultados más recientes de la investigación sobre nutrición y obesidad. Por ejemplo, hoy en día se sabe que no todos los carbohidratos son iguales y que resulta más difícil para el organismo convertir en grasa los carbohidratos complejos que los carbohidratos simples que abundan en los alimentos refinados. También se sabe que no todas las grasas son iguales; las grasas saturadas y las grasas trans contribuyen a las enfermedades cardíacas, mientras que los aceites que provienen del pescado, las nueces y otros productos vegetales protegen el corazón. La forma en que el consumo de grasas influye en el apetito y el metabolismo sigue siendo tema de debate.
Otro tema que presenta numerosos interrogantes fue abordado por un grupo internacional de expertos convocado por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS). Los expertos advirtieron que la utilización de indicadores normalizados de peso por edad podía llevar a una "grave subestimación" de la obesidad en las poblaciones que padecen de retraso en el crecimiento. En América Latina, alrededor de 90 millones de personas se benefician de los programas alimentarios. Pero, con el uso de mediciones apropiadas, se podría determinar que sólo 10 millones de estas personas verdaderamente presentan bajo peso. Esta observación suma nuevas complejidades a este difícil problema.
La importancia de hacer frente a la epidemia mundial de obesidad fue tratada oportunamente este año en la Asamblea Mundial de la Salud, en Ginebra, en la cual los países miembros de la OMS hicieron un llamamiento a la directora general para que se formule una estrategia mundial relativa al régimen de alimentación, la actividad física y la salud. Esto, según los expertos internacionales en obesidad, representa un inmenso desafío. Contrarrestar las grandes fuerzas que entran en juego -"los entornos obesogénicos" y "las transiciones nutricionales"- es una tarea descomunal, que podría exigir, tal como se señala en nuestro artículo principal, que reflexionemos acerca de lo que realmente representa un mejor nivel de vida. Millones de personas tendrán que aprender que algunas de las cosas que se esfuerzan por conseguir y otras que dan por sentadas en la vida moderna no son necesariamente beneficiosas para la salud.
Donna Eberwine
Redactora



Lic. Nut.Miguel Leopoldo Alvarado Saldaña

No hay comentarios.:

VIDEOS SOBRE OBESIDAD

Loading...

OBESIDAD, ENLACES

VIDEO SOBRE OBESIDAD

VIDEOS OBESIDAD

Loading...

OBESIDAD GLOBAL

Obesidad De Wikipedia, la enciclopedia libre

Saltar a navegación, búsqueda

Sinónimos{{{sinónimos}}}

La obesidad es un exceso de grasa, determinado por un Índice de masa corporal o IMC aumentado (mayor o igual a 30). Forma parte del Síndrome metabólico. Es un factor de riesgo conocido para enfermedades crónicas como: enfermedades cardíacas, diabetes, hipertensión arterial, ictus y algunas formas de cáncer. La evidencia sugiere que se trata de una enfermedad con origen multifactorial: genético, ambiental, psicológico entre otros. Acumulación excesiva de grasa en el cuerpo, hipertrofia general del tejido adiposo.

Es una enfermedad crónica originada por muchas causas y con numerosas complicaciones, la obesidad se caracteriza por el exceso de grasa en el organismo y se presenta cuando el índice de masa corporal en el adulto es mayor de 25 unidades.

La obesidad no distingue color de piel, edad, nivel socioeconómico, sexo o situación geográfica.

Anteriormente se consideraba a la persona con sobrepeso como una persona que gozaba de buena salud, sin embargo ahora se sabe que la obesidad tiene múltiples consecuencias en nuestra salud.
Ahora se sabe que la obesidad está fuertemente relacionada como causal de otras enfermedades como lo son los padecimientos cardiovasculares, dermatológicos, gastrointestinales, diabéticos, osteoarticulares, etc.

El primer paso para saber si existe obesidad o no, es conocer el índice de masa corporal (IMC), lo que se obtiene haciendo un cálculo entre la estatura y el peso del individuo.

La obesidad es un exceso de grasa corporal, que por lo general, y no siempre, se ve acompañada por un incremento del peso del cuerpo.

Tabla de contenidos
1 Clasificación
2 Causas
3 Buscando el equilibrio
4 Tratamiento
5 Enlaces externos

Clasificación
Se puede establecer un índice de obesidad, definido como la relación entre peso real y teórico.

Tipos
Obesidad exógena: La obesidad debida a una alimentación excesiva.

Obesidad endógena: La que tiene por causa alteraciones metabólicas.

Dentro de las causas endógenas, se habla de obesidad endocrina cuando está provocada por disfunción de alguna glándula endocrina, como la tiroides.

Obesidad hipotiroidea
Obesidad gonadal

No obstante, los adipocitos están aumentados de tamaño por acción de los ácidos grasos libres que penetran a éstos y, por medio de un proceso de esterificación, se convierten de nuevo en triglicéridos. Éstos antes han sido el resultado de la activación de VLDL circulantes en la absorción de ácidos grasos.

Es una enfermedad en cuya génesis están implicados diferentes factores, muchos de los cuales todavía no se conocen muy bien. Los genes, el ambiente, el sedentarismo, son condicionantes básicos que están implicados en la génesis de la obesidad así como los producidos por medicamentos o por distintas enfermedades.
El Síndrome de Prader-Willi (SPW) sería otra causa, en este caso, una combinación exógena y endógena.

Gráfica comparando los porcentajes de obesidad del total de población en países miembros de la OCDE. Para edades mayores de 15 años y un IMC mayor a 30.

Causas
Las causas de la obesidad son múltiples, e incluyen factores tales como la herencia genética; el comportamiento del sistema nervioso, endocrino y metabólico; y el tipo o estilo de vida que se lleve.
Mayor ingesta de calorías de las que el cuerpo necesita.

Menor actividad física de la que el cuerpo precisa.
Si se ingiere mayor cantidad de energía de la necesaria ésta se acumula en forma de grasa. Si se consume mas energía de la necesaria se utiliza la grasa como energía. Por lo que la obesidad se produce por exceso de energía, como resultado de las alteraciones en el equilibrio de entrada/salida de energía. Como consecuencia se pueden producir diversas complicaciones como lo son la hipertensión arterial, la diabetes mellitus y las enfermedades coronarias.

La herencia tiene un papel importante, tanto que de padres obesos el riesgo de sufrir obesidad para un niño es 10 veces superior a lo normal. En parte es debido a tendencias metabólicas de acumulación de grasa, pero en parte se debe a que los hábitos culturales alimenticios y sedentarios contribuyen a repetir los patrones de obesidad de padre a hijo.
Otra parte de los obesos lo son por enfermedades hormonales o endocrinas, y pueden ser solucionados mediante un correcto diagnóstico y tratamiento especializado.

Buscando el equilibrio
Se sabe que cada 250 gramos de grasa equivalen a 3.500 calorías. Si existe un exceso de grasa se deben calcular las calorías que representan y disminuirlas en la ingesta en un periodo de tiempo adecuado.
Contenido en calorías de diversos alimentos:
Cada gramo

Contenido en calorias
Grasa 9
Alcohol 7
Proteína 4
Carbohidrato 3,75

Y en cuanto a alimentos:

Alimentos
Contenidos en calorías
Ración de carne de vaca 483
Hamburguesa 300
Pan con mantequilla 100
Taza de té con dos cucharaditas de azúcar 67

Tratamiento
Es necesario tratar adecuadamente las enfermedades subyacentes, si existen. A partir de aquí depende de buscar el equilibrio, mediante ajustes en la dieta.

La dieta debe ser adecuada a la actividad necesaria, por ello una dieta muy intensiva en personas muy activas es contraproducente. Debe de tenderse a realizar dietas más suaves y mantenidas.

Una vez alcanzado el peso ideal, lo ideal es mantenerlo con un adecuado programa de ejercicios y alimentación que sobre todo permitan no volver a recuperar la grasa y el peso perdido.

Enlaces externos
Asociación de Información al Obeso
Informacion especifica acerca de la obesidad
Información detallada sobre la Obesidad
Información sobre la Obesidad

Obtenido de "http://es.wikipedia.org/wiki/Obesidad"

Categorías: Glosario de términos médicos Enfermedades endocrinas